miércoles, 7 de mayo de 2008

(ser escatológico)

Soy carne de mi carne.
Soy sangre de mi sangre.
Soy un par de huesos y muchas tripas.
Soy una bola de intestinos y jugos gástricos.
Soy dientes y uñas, soy piel y pelos.
Soy mocos, soy baba, soy pus.
Soy lágrimas.
Soy un pijama de ositos, soy muchas colchas.
Soy luz en la cara en la mañana temprano.
Soy muchas letras y pocos números.
Soy fotos, soy palabras.
Soy la música a todo volumen.
Soy las películas y el silencio de la casa sola.
Soy mis libros.
Soy zapatillas gastadas y una bici.
Soy lo que nunca dije, soy lo que nunca diré.

Soy excrementos, gritos, espejos rotos, soy viento, lluvia y tormenta, soy nubes, soy días soleados, soy paraguas. Soy risas, sonrisas y brillo en los ojos, soy besos, abrazos, y un te extraño. Soy explosiva, sulfúrica, chispita, soy un mar en calma, soy el después de la tormenta. Soy vergüenza, rubor en los cachetes.
Soy carne de mi carne, sangre de mi sangre.

1 comentario:

Nico dijo...

jajajaa, qué bueno

qué bueno que escribas estas cosas.

Me agrada ver personas que escriban poemas o cuentos escatológicos; no te digo que los ame, pero a veces creo que estoy en una sociedad demasiado pudorosa.

Aguante Osvaldo Lamborghini! (??


Besos Mujer, que andes de pelos y éxitos en tu primer parcial.