lunes, 22 de marzo de 2010

Cascabel, cascabelito...

Y mañana, cuando tu primavera se derrumbe como la arquitectura de una flor; cuando te huyan todas las miradas y se te nieguen todas las sonrisas; cuando las noches alegres te vuelvan sus espaldas, y a puntapiés la música te arroje de su loco reinado; entonces volverás al suburbio, y será en una tarde con olor de aguas muertas; y el eco de tus pasos en la calle despertará recuerdos y exaltará fantasmas. Y cuando al fin descienda la lluvia de tus ojos, una voz de muchacha cantará en algún patio:


Cascabel, cascabelito,

Ríe, ríe, y no llores…




Fragmento del Adán Buenosayres, de Leopoldo Marechal (¡qué hijo de puta!).

Pueden escuchar el tango acá.

1 comentario:

Demon/Cleaner dijo...

Oh, qué hijo de puta! (Piel de gallina mode on).