viernes, 6 de junio de 2008

El Rey Se Muere (fragmento) - Eugene Ionesco


El Rey. - Sin mí, sin mí. Se van a reír, van a comer, van a danzar sobre mi tumba. No habré existido nunca. ¡Ah, que se acuerden de mí! Que lloren, que se desesperen. Que perpetúen mi memoria en todos los manuales de Historia. Que todo el mundo sepa mi vida de memoria. Que todos vuelvan a vivir. Que los estudiantes y los sabios no tengan más tema de estudio que yo, mi reinado, mis hazañas. Que se quemen todos los demás libros, que se destruyan todas las estatuas, que se ponga la mía en todas las plazas públicas. mi imagen en todos los ministerios, en las oficinas de todas las subprefecturas, en los despachos de los interventores del fisco, en los hospitales. Que den mi nombre a todos los aviones, a todas las naves, a los carretones de mano y a los vehículos movidos a vapor. Que se olviden todos los demás reyes, los guerreros, los poetas, los tenores, los filósofos y que no exista más que yo en todas las conciencias. Un solo nombre de pila, un solo apellido para todo el mundo. Que aprendan a leer deletreando mi nombre: Be-Be, Berenguer. Que yo esté por encima de los íconos, que esté por encima de todos los millones de cruces en todas las Iglesias. Que se digan misas para mí, que yo sea la Hostia. Que todas las ventanas iluminadas tengan el color y la forma de mis ojos, ¡que los ríos dibujen en las llanuras el perfil de mi rostro! Que me llamen eternamente, que me llamen eternamente, que me supliquen, que me imploren.

1 comentario:

theDruid dijo...

¿por que es clandestino? es de Deleuze.

lo otro y las otras cosas y otros puede
ser que se hayan escrito manualmente

!!!!!!!!!!!!!!!!!!